Saltar al contenido
Amantes del propóleo- KITSANA

Las propiedades del Jabón de Propóleo y sus beneficios para la piel

barra jabon de propoleo propiedades

Cuando pensamos en el propóleo, la mayoría de las veces se nos viene a la cabeza una solución líquida de sabor bastante amargo. En el que caso de conocerlo y saber apreciar sus propiedades, el sabor tan intenso no será un problema, pero sí una característica clave por la que recordaremos el propolis.

También si ya lo hemos tomado o quizá nos han hablado de él, sabremos que tiene muchísimas propiedades y que es “buenísimo”, como se suele decir. Sin embargo, algo que la mayoría de nosotros desconocemos es que existe el jabón de propóleo.

La presentación del própolis en pastillas de jabón hace que podamos disfrutar de todas las maravillosas propiedades del própolis para la piel, permitiéndonos combinar cuidado de la piel con higiene personal.

Por eso en este artículo vamos a mostrarte cuáles son esas propiedades y hasta como fabricar tu propio jabón de propóleo por si eres de esas personas artesanales al cien por cien.

Propiedades del jabón de propóleo


propiedades del jabon de propoleo

Las propiedades del jabón de propóleo son muchas debido a su origen. El propolis proviene de una sustancia que obtienen las abejas de la corteza de los árboles y que luego transforman para hacerla parte del revestimiento de su colmena, protegiendose así de las amenazas externas e incluso amenazas internas (cómo hongos, bacterias…). Por eso el jabón de propóleo para la piel, resulta tan espectacular y beneficioso:

Las propiedades del jabón de propolis más destacadas son:

  • Hidratante y Nutritivo: Por el contenido en aceites y ceras del propolis, este jabón mantendrá la piel hidratada y nutrida de forma natural. Luego es un jabón de uso diario que no resecará tu piel.
  • Cicatrizante: Ya que muchas de sus propiedades tienen un efecto regenerador de la piel, es perfecto para acelerar la curación de heridas y arañazos.
  • Anti-bacteriano: Precisamente esta es una de las razones por las que las abejas lo usan en sus colmenas. Así evitan la proliferación de bacterias portadoras de enfermedades. Lo mismo pasa cuando usamos el jabón de propóleo para la piel.
  • Antimicótico: También evita la aparición de hongos. Por eso puede resultar de mucha ayuda incluir este jabón en la higiene del día a día para tratar algunas enfermedades producidas por hongos.
  • Antiséptico: Por supuesto es un excelente antimicrobiano, que usado diariamente ayudará a mantener tu piel limpia de microorganismos que podrían causar infecciones.

Por lo tanto, el jabón de propóleo es uno de los mejores aliados para tratar todo tipo de dolencias y enfermedades leves de la piel debido a sus propiedades.

Conocer estas propiedades beneficiosas hará que podamos utilizarlo dependiendo del problema que nos aseche la piel.

Beneficiarse de estas propiedades solo está al alcance de las personas que no padecen ninguna alergia al propóleo. Ya que hay personas que padecen rechazo o alergias a los productos derivados de las abejas, con lo cual no es recomendable que esas personas  consuman dicho producto.

Si el jabón no es la opción que más te gusta para utilizar el propóleo en tu piel, puedes usar pomadas de propóleo, que posiblemente contengan mayor concentración de esta sustancia.

¿Cómo hacer jabón de propóleo casero?

En el caso de que hayas adquirido propolis sólido o líquido y quieras preparar tu propio jabón, aquí vas a encontrar la receta para poder preparar un kilo de jabón casero de propóleo y miel. La miel ayudará a darle un toque especial y hacer este jabón aún más suave y nutritivo para tu piel.

Ingredientes:

  • 682 gramos de aceite de oliva virgen
  • 213 gramos de agua mineral o del grifo
  • 85 gramos de sosa caústica en escamas
  • Balanza
  • Termómetro
  • Batidora
  • Moldes
  • 2 cucharadas soperas de extracto de propóleo / 20 ml líquido
  • Dos / tres cucharadas soperas de miel

Recomendamos seguir paso a paso las instrucciones abajo descritas o las del vídeo, para poder sacar el mayor provecho a las magníficas propiedades del jabón de propóleo para la piel.

En primer lugar, pondremos 213 gramos de agua en una cazuela, que se habrá dejado reposar una noche previamente para que el cloro se evapore.

En otra cazuela pondremos 682 gramos de aceite y para la sosa cáustica usaremos 85 gramos, usando siempre guantes al manipularla.

Después vamos a verter la sosa cáustica en el agua y la removeremos hasta que se disuelva. Esta mezcla alcanzará temperaturas entre 49 y 60 grados. Por lo que tendremos que calentar el aceite a la misma temperatura y usaremos el termómetro para comprobarlo.

Cuando el aceite alcance la misma temperatura que la mezcla de la sosa cáustica con el agua, mezclaremos esto último con el aceite, añadiremos el propóleo y la miel, y lo batiremos todo.

Por último, se cuajará el jabón en moldes y se dejará reposar durante 40 días antes de poder usarse.

Si hacer jabones no es lo tuyo, puedes ir a supermercados de la zona, como puede ser el Mercadona y averiguar que productos tienen que contienen propóleo.

Usos del jabón de propólis

Por todas las propiedades del jabón de propolis que hemos visto a lo largo del artículo, sin duda es algo que merece la pena tener en casa y usarlo  en la higiene diaria como jabón de manos, por ejemplo.

Pero si quieres saber en que casos más específicos puede ayudarte el jabón de propoleo para la piel, aquí dejamos una lista de las situaciones en las que este jabón va a resultar de gran ayuda.

  • Manchas en la piel. Sobre todo si están producidas por hongos.
  • Tratamiento de enfermedades causadas por hongos, como la candidiasis en la zona íntima o el pie de atleta.
  • Alergias cutáneas.
  • Psoriasis
  • Para lavar heridas y arañazos leves, por ejemplo, los producidos por las mascotas. Así evitaremos pequeñas posibles infecciones.
  • Como jabón íntimo, resultará ideal para prevenir infecciones de orina y por hongos. También para acompañar en el tratamiento si ya padecemos alguna de esas enfermedades.
  • Tratamiento de acné, infecciones seborréicas en la cara u otra parte del cuerpo y granos infectados, como los que pueden aparecer tras la depilación.
  • Muy eficaz para limpiar forúnculos y tratar la foliculitis.
  • Para lavar las zonas en las que se suda mucho y el olor del sudor es muy fuerte ya que este es causado por bacterias y el jabón de propóleo las eliminará.
  • A los ciclistas, runners y en general todos aquellos deportistas que tiendan al desarrollo de granos y forúnculos por su actividad. Resulta muy efectivo en la prevención y el tratamiento.

 

Para notar sus efectos lo recomendable es lavar la zona o zonas afectadas y dejar actuar el jabón durante 10 minutos antes de enjuagar. Pronto verás lo resultados y te preguntarás porque no habías descubierto este jabón mucho antes.

Artículos científicos sobre el jabón de propolis:

 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3657397/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5661189/