Saltar al contenido
Amantes del propóleo- KITSANA

Llagas en la encía y lengua: Causas y tratamiento

llaga en el labio superior

Cuando nos aparece esta dolencia nos sentimos muy fastidiados y perjudicados en nuestro día a día. Las llagas en las encías, lengua, amígdalas, en el labio o las mejillas son los lugares más comunes en las que aparecen estas lesiones bucales.

Deberías saber que las llagas, se conocen también como aftas bucales, úlceras bucales, fuegos bucales… con lo que nos referiremos a tu problema en más de una forma a partir de ahora.

Las aftas recurrentes en la boca afectan entre el 20% y el 60% de la población y aparecen por el aumento de la viscosidad de la matriz extracelular submucosa oral.

¡No te preocupes! Porque las puedes tratar y rebajar la inflamación rápidamente con una serie de tratamientos, entre los cuales entra en juego el propóleo que tanto nos apasiona en esta web.

Sin embargo, para conocer como hacerlo, deberemos conocer un poco más que son las llagas y porqué nos aparecen.

Que es una llaga o afta bucal

Una afta bucal es una úlcera superficial generalmente pequeña y redonda que toma un color blanquecino con un color rojizo morado alrededor de ella.

Su origen es desconocido y pueden ser muchas las causas que hagan que aparezcan este tipo de lesión bucal.

Las aftas pueden aparecer en la boca, en el tracto digestivo y incluso en la zona genital pero en este artículo nos centraremos solamente en las que aparecen en la boca.

Las aftas bucales también se conocen como estomatitis aftosa o úlcera bucal y este tipo de dolencia es la más común en la cavidad bucal con lo que si te ha aparecido una o varias no te tienes que alarmar.

El rango de edad más común para que aparezcan las llagas en la boca es de los 10 años a los 20, pero también son muy comunes en personas adultas.

Tipos de ulceras bucales

Por lo general, podemos distinguir entre tres tipos de ulceras bucales:

  • Ulceras menores o leves: son pequeñas y que se van entre 7 y 14 días de forma natural
  • Ulceras mayores o graves: las que permanecen durante un mes o más y toman grandes dimensiones
  • Ulceraciones herpetiforme o Estomatitis aftosas recurrentes: Generada por causa vírica y recurrente.

Pese a que las llagas en la boca se tratan de la misma forma independientemente del lugar en dónde aparecen, cada una tiene sus peculiaridades.

Aftas en las amígdalas

Las aftas en las amígdalas son muy dolorosas y puede que sean las más incómodas de tratar. Estas aparecen normalmente por una pequeña reacción alérgica al contacto directo con alguna fruta o verdura, entre los motivos más posibles.

Al estar en el fondo de la boca apenas se pueden ver en el espejo. Para evitar que se inflamen o infecten más, comeremos alimentos suaves y líquidos para evitar la fricción.

Estas aftas aparecen junto a otras en la boca y apenas nos damos cuenta de que están y creemos que sólo es un dolor de garganta.

Llagas en la lengua

llagas en la lengua

La zona más visible de la boca junto a los labios es la lengua. Debajo de la lengua o los laterales es la zona más común dónde pueden aparecer pero también lo pueden llegar a hacer en la parte superior.

La aparición de llagas en la lengua, entre todos los motivos que os explicaremos más adelante, la causa más probable es por alguna mordedura en la lengua.

Estas son muy dolorosas y duelen como si se tratase de una mordedura en la carne. Al tener la posibilidad de mover la lengua, puede ser muy incómodo dado que nos imposibilita hablar correctamente en los peores casos.

El punto blanco que aparece en la lengua es totalmente normal y suele aparecer en las todos los fuegos bucales aparezcan en la parte que sea.

Llagas en encías

Aparecen en la base de las encías y tienden a inflamarse y tensar mucho la piel de la zona. Estas cuando aparecen siguen siendo muy dolorosas pero lo son más cuando salen en la parte interna ya la lengua genera roce constante con la llaga.

Aún así, se pueden tratar, como verás más adelante. Llevar dentadura o ortodoncia puede hacer que la aparición de llagas en las encías sea más frecuente.

El color de estas puede parecer incluso más rojizo que las que aparecen en otras partes de la boca por el color rojizo de la encía.

Aftas en el labio

Como tenemos en la imagen destacada, estas aparecen en la parte interior de los labios de la boca. Estas son muy incomodas y pueden provocarnos malestar al rozarse con los dientes al masticar o al hablar.

Mascar en la parte interna del labio sin darnos cuenta, el roce de la ortodoncia… pueden ser una de las causas más posibles de tu afta.

Esta junto a la de la lengua es una de las más complicadas de tratar por la zona en la que está.

Causas de llagas en las encías y boca

A ciencia cierta no se conoce el origen del porqué nos aparecen llagas en la boca ya que su etiología es multifactorial. Diversas alteraciones en el sistema inmunitario tanto de origen externo que se van sufriendo a lo largo de la vida como genéticas.

Pero, podemos intuir alguno de los motivos que pueden debilitar la piel y defensas de nuestra boca.  Has de tener en cuenta que las ulceras bucales no son contagiosas y que pese a padecerlas no se pueden transmitir. Distinto sería si se tratase de una enfermedad viral como lo es el herpes.

Una de las principales causas que provocan una disminución de nuestras defensas es una mala alimentación. Para ello, deberemos revisar que estamos consumiendo y ver si estamos manteniendo un estilo de vida saludable.

En caso de que nos hayan bajado las defensas, el propóleo es un gran aliado para eso ya que contiene altos niveles de flavonoides, vitaminas y antioxidantes.

Además de ser el propóleo de abejas una sustancia que también se emplea para combatir las aftas, como explicaremos más adelante.

  • Reacción imunológica del cuerpo ante la flora bucal. Cuando tenemos un desajuste bacterial en nuestra flora  bucal, nuestra piel bucal puede resentirse y aparecer este tipo de dolencias.
  • Infección viral: Por virus de herpes, mononucleosis, virus que cause infección por inmunodeficiencia, tuberculosis…
  • Mordeduras y golpes: Tras la mordedura o un golpe en la boca se nos puede generar una infección en la zona afectada tal como una llaga o afta.
  • Por llevar ortodoncia o prótesis dentales que nos causen rozaduras en la boca.
  • Enfermedades gastrointestinales
  • Enfermedades de la epidermis: dermatitis herpetiformis, epidermis bullosa…
  • Consumo exesivo de alcohol, tabaco y/o drogas
  • Estrés y nervios
  • Cambios hormonales
  • Alergias a alimentos: como tomates, verduras… generalmente que contengan altos niveles de ácidos.
  • Genética: A veces por causas genéticas, nuestro cuerpo tiene mayor probabilidad a que nos aparezcan aftas recurrentes en nuestra boca.
  • Consumo de fármacos: A veces sin necesidad de que abusemos de un fármaco, nuestro cuerpo cambia y alteramos muchos factores que influyen en la aparición de fuegos bucales.
  • Anemia y otras enfermedades: Si nuestro cuerpo sufre anemia y otras enfermedades nos pueden aparecer fácilmente.
  • Problemas digestivos o estomacales como reflujo o acidez. 
  • Fiebre interna o fiebres
  • Hongos y bacterias

Finalmente, los síntomas que sufriremos a causa de las aftas serán dolores, imposibilidad de masticar con total normalidad e incluso dificultad en tragar. Puede causar una alta inflamación de la zona y puede ser hasta visible desde fuera si se hincha mucho. Por último, puede causar fiebre en caso de infección fuerte y a consecuencia de tener las defensas extremamente bajas.

Tratamiento de llagas bucales

Debes conocer que puedes hacer y que no cuando estés tratando una llaga bucal. Estas indicaciones parecen muy básicas pero son fundamentales para eliminar las aftas bucales.

Por lo general las ulceras bucales desaparecen por si solas en unos 4-7 días. Si tu úlcera permaneciera más de 3 semanas deberías acudir a un dentista o médico para que inspeccionara tu lesión.

Puedes hacer

  • Usar cepillos suaves
  • Beber bebidas frías a través de una pajita
  • Comer alimentos de tacto suave
  • Visita regularmente tu dentista
  • Comer una dieta sana y equilibrada

No puedes hacer

  • Comer alimentos con mucha sal, especies o ácidos.
  • Comer alimentos asperos y crujientes
  • beber bebidas muy calientes y ácidas como zumos de limón
  • Comer chicle
  • Usar pastas dentales que contengan sulfato de sodio

Hasta aquí parece todo muy sencillo pero para acelerar el tratamiento y quitar las aftas rápidamente deberemos aplicar los siguientes productos en nuestra herida.

Medicamento para llagas en la lengua

Existen muchos medicamentos que el doctor puede recetarte para tratar tus fuegos bucales. Aquí una lista de los medicamentos más comunes y su composición para tratar las llagas en la lengua.

Recuerda que estos medicamentos te los ha de recetar un médico especializado que conozca de antemano tu problema y tenga conocimiento acerca de tus necesidades y tenga acceso a tu historial clínico.

Corticoesteroides: Fluocinodina, clobetastol, triamcinolona

Antiinflamatorio: Amlexanox, Bencidamina

Antibiótico: Sulfato de neomicina, Tirotricina

Agentes cicatrizantes: Policresuleno, triesteres de glicerol oxidados

Anestésicos locales: cincocaína, procaína, benzocaína

Como podemos apreciar, los medicamentos empleados para el tratamiento de fuegos bucales son los que se usan generalmente en cualquier tipo de proceso infeccioso.

Claramente el propóleo es una opción y en breve os explicaremos más acerca de esta sustancia para tratar las llagas.

Líquido para aftas bucales

Existen líquidos para aliviar el dolor de afecciones inflamatorias leves de la mucosa de la boca como lo son las aftas, llagas  o fuegos bucales. Estos líquidos son perfectos para tratar estas dolencias pero son de más difícil aplicación como lo podría ser un gel o spray ya que no se adhiere tan fácilmente a las paredes de la boca.

Los principios activos de estos líquidos son el ácido hialurónico y/0 el ácido salicílico.

Spray para llagas bucales

El spray a diferencia de otros productos puede ser muy fácil de aplicar pero sin embargo no se adherirá tan fácilmente a las paredes de tu boca.

La aplicación es fácil y rápida. Evitamos con el spray  tener contacto directo con la herida (manos u otros objetos que por defecto podamos usar para aplicar por ejemplo una crema o gel) evitando que se genere más infección y no contrarrestar los efectos positivos del spray.

Los spray son antisépticos especiales para las aftas que en su gran mayoría contienen ácido hialurónico y hidrocortisona como principio activo.

Enjuague bucal para aftas

Para aftas leves siempre podemos mantener una buena higiene en la boca y aplicar enjuague bucal. Deberemos prestar mucha atención siempre que este no sea muy agresivo y contenga altos niveles de alcohol que solo hará que nos escueza y duela más de lo que actualmente lo hace.

Oraldine entre muchas otras marcas puede ser un ejemplo de que enjuague bucal podemos aplicar a las aftas para que estas sanen.

Es fundamental que leamos el prospecto del enjuague y veamos que es un antiséptico y no solo un líquido para quitar el mal aliento.

Gel para llagas en la encía

Aplicar gel a las aftas puede ser muy beneficioso si se trata de uno adecuado para el tratamiento para las aftas. El gel es perfecto ya que se crea una capa protectora y cubre toda la llaga y terminaciones nerviosas expuestas reduciendo la irritación y el dolor.

Si el gel dispone de antiinflamatorio, la afta puede reducir su tamaño. La mayoría de los geles en el mercado contienen ácido hialurónico y aloe vera que favorecen el proceso de cicatrización de los tejidos blandos de la boca.

Antes de ir predispuesto a comprar una marca en concreto de estos geles, es mejor que consultes al farmacéutico para que te recomiende cuál tiene disponibles en stock y cuál encaja más con tus necesidades.

Propóleo para las aftas bucales

El propóleo como bien se ha dicho desde KITSANA es un antibiótico natural que va perfecto para las aftas y llagas bucales.

En este artículo de medineplus podemos ver cómo afirman que el propolis es un perfecto aliado para combatir las llagas de la boca.

Propiedades del propolis que benefician en la curación de problemas en la boca:

  • Antibiótico
  • Antiséptico
  • Anti-micótico
  • Cicatrizante y antioxidante.

Y es que nosotros mismos lo hemos comprobado y realmente funciona rápidamente y muy bien.

Lo podemos aplicar en nuestra  boca de las siguientes formas:

  • Mezclando el propolis con agua y agitarlo en nuestra boca
  • Aplicando spray de propolis en la boca
  • Aplicando la tintura de propóleo directamente en nuestra boca.

Cuando lo apliquéis puede que arda mucho, es normal, es por el alcohol que contiene la solución… por eso es importante que lo mezcléis con agua si tenéis la boca muy sensible.

Aplicaremos 10 gotas de propóleo en un vaso de agua y haremos gárgaras y removeremos en la boca. Es importante que la herida entre en contacto con el propóleo para ayudar a que cicatrice y se desinfecte.

Agua con sal o bicarbonato para las llagas

La sal cuenta con propiedades antisépticas que ayudarán a reducir la infección que se genere alrededor de tu llaga. Este es un remedio natural que puedes aplicar perfectamente a tu boca.

Al aplicarlo puede generar cierta sensación de ardor y es que realmente te va a suceder con cualquier producto que le apliques. También puedes hacer gárgaras en caso de tener las aftas en las amígdalas o en el cuello lo cual puede dificultar la acción de tragar.

Llena una  taza de agua  y añádele una cucharada sopera de sal o bicarbonato, remueve hasta que el polvo se haya disuelto completamente.

Pondremos el agua en nuestra boca y la mantendremos cerrada. Iremos escupiendo el agua a medida que se nos acumule  baba en la boca.

Repetiremos la acción durante unos 20 minutos.

¿Cuando preocuparse por una afta bucal?

llaga en la boca

Ya me ha aparecido una afta o varias, ¿ahora que hago? Si después de leer este artículo sigues teniendo tus dudas acerca de tus aftas, deberías ir al médico para que te informe más de tu problema.

Aún así, deberías tener en mucha consideración y no dejar de ir al médico aún habiendo entendido lo que te sucede si te pasas lo siguiente:

  • Tu ulcera bucal es demasiado grande, ocupa mucho espacio y empieza a inflamarse mucho.
  • Aparición de aftas recurrentes en tu boca. Una vez las has eliminado, vuelven a aparecer. Esto significa que algo no funciona bien y deberías revisar con el médico que te puede pasar.
  • La afta tarda más de un mes en desaparecer. Ve al médico algo no va bien.
  • La afta se ve muy infectada, incluso puedes apreciar pus o mocos alrededor.
  • Si muestra síntomas la fiebre.
  • Si aparecen úlceras en la zona genital
  • Si tienes espasmos o calambres en el estomago.

¿Pueden significar las aftas en la garganta cáncer?

Primero de todo no te sugestiones, ve a tu médico y que él mismo lo averigüe. Lo que si afirman es que tener aftas recurrentes en la garganta puede ser un síntoma o un preaviso que nos da el cuerpo cuando se trata del cáncer de garganta.

Generalmente las aftas que se colocan en la garganta no son cancerígenas y son inofensivas sin embargo existen indicios de que la aparición de llagas en la garganta puede ser un claro síntoma de que algo no está funcionando bien.

En todo caso les dejo un enlace dónde podrán investigar más acerca del cáncer de garganta.