Saltar al contenido
Amantes del propóleo y el Mercadona- KITSANA

Harina de Almendras Mercadona | Precio, Características, Usos

harina de almendras mercadona

La harina de almendras es un producto 100 % natural que puedes encontrar en los supermercados Mercadona y que actualmente se usa como una alternativa a otras harinas, como la de trigo y la de maíz, para así cuidar la salud de ciertas personas con padecimientos como la diabetes o sensibilidad al gluten.

Mercadona, siempre actualizado con los productos que ofrece a sus usuarios, no podía desestimar la gran importancia que ha tenido el uso de esta harina hoy en día, pues su popularización no procede tanto de adecuar la alimentación de las personas, sino del mundo del fitness.

La harina de almendras no es más que un producto hecho a base de almendras. Para su elaboración, las almendras pasan por un proceso de blanqueado para retirarle la piel marrón y así obtener, luego de molida, una harina de textura suave y fina. 

Su uso mayormente se da en personas con intolerancia al gluten, así como en aquellas que cuidan de su alimentación para mantener un cuerpo escultural, puesto que esta harina no contiene mayores cantidades de carbohidratos, lo que la convierte en un producto bajo en calorías “vacías”.

En general, se utiliza para reemplazar cualquier harina blanca que sea ingrediente base en alguna receta, sobre todo en aquellas destinadas a la elaboración de postres.

Harina de Almendras Mercadona: Presentación y precio

Los establecimientos Mercadona ofrecen a sus consumidores un producto denominado Almendra Cruda Molida de la afamada marca Hacendado. Se presenta en un empaque de 125 gramos, con un costo aproximado de poco más de 2 euros.

Si lo que quieres es ver más presentaciones de la almendra en los supermercados Mercadona, haz clic en este enlace.

Esta es una de las harinas sin gluten más costosas en el mercado, si la comparamos con otras de la misma categoría como la harina de arroz.

Composición y valores nutricionales

La harina de almendras de Mercadona es un producto natural, sin gluten, aunque puede contener trazas de la corteza de otros frutos secos.

Contiene proteínas, grasas saludables, minerales (como hierro, calcio, magnesio y fósforo), vitaminas E y del grupo B, y fibra alimentaria.

Por cada ración de 100 gramos obtienes:

  •         2500 kj de energía (600 kcal)
  •         25 gramos aproximadamente de proteínas
  •         7 gramos de carbohidratos
  •         50 gramos de grasas
  •         4 gramos aproximadamente de ácidos grasos saturados
  •         30 gramos aproximadamente de ácidos grasos monoinsaturados
  •         13 gramos aproximadamente de ácidos grasos poliinsaturados
  •         4 gramos aproximadamente de azúcares
  •         Casi 10 gramos de fibra alimentaria
  •         Menos de 0, 05 gramos de sal
  •         450 mg de fósforo
  •         250 mg de magnesio
  •         250 mg de calcio
  •         Casi 3 mg de hierro

 

Conservación de la harina de almendras: Se conserva en un lugar seco y fresco, además de que debe protegerse de la luz.

Importante: una vez que se ha abierto el empaque, debe mantenerlo cerrado una vez usado. Se recomienda que se consuma en su totalidad en un lapso no mayor a una semana, después de abierto. Revise la fecha de elaboración, dada que el tiempo de caducidad es corto.

Beneficios de las almendras

Los beneficios de la harina de almendras están comprobados científicamente, gracias a los componentes de las almendras. Los beneficios más destacados son:

1) Es altamente nutritiva

Gracias a la gran cantidad de proteínas y minerales, la convierte en un producto con valores nutritivos importantes para cubrir los requerimientos de una dieta sana y balanceada.

2) Colabora con la salud cardiovascular

Gracias a que contienen en una proporción considerable los ácidos grasos monoinsaturados (alrededor de 30 gramos por cada 100 gramos de harina de almendras), son aliados para la protección del corazón y mantener en excelente nivel el colesterol.

3) Ayuda a combatir el cáncer

Gracias a sus componentes minerales y la representativa presencia de ácidos grasos monoinsaturados, así como de antioxidantes.

4) Reduce la tensión arterial

La presencia de minerales y ácidos grasos saludables colabora con el  buen flujo sanguíneo y, por consiguiente, a mantener en niveles óptimos la presión arterial.

5) Regula el metabolismo

Gracias a que contiene proteínas y carbohidratos complejos, colabora con el buen funcionamiento del metabolismo, al mismo tiempo que regula la glicemia y la insulina. Esto también se potencia debido a su alto contenido en fibra.

6) Es una fuente de energía completa

Ya que contiene macronutrientes, micronutrientes y grasas saludables.

7) Promueve el crecimiento y desarrollo

Gracias a que contiene vitamina B2, promueve la producción de glóbulos rojos, la salud de las células y aporta la energía necesaria en etapas donde es fundamental el crecimiento, como la niñez y adolescencia.

8) Elimina los radicales libres

Gracias a la presencia de magnesio y cobre en su composición química.

Consejos para el uso de la harina de almendras

postre hecho con harina de almendras

La harina de almendras tiene usos similares que la harina de trigo en la cocina; de hecho, en muchos casos se usa en sustitución de esta última. Pero es una harina diferente y, por tanto, las mezclas a preparar deben hacerse con cantidades diferentes por varias razones.

En primer lugar, debido a su alto contenido de fibra y la ausencia de gluten, puede absorber hasta dos veces más líquido que la harina de trigo.

En segundo lugar, si se va a combinar en una receta que contenga levadura, hay que reducir la cantidad de harina de almendras en una proporción equivalente al 20 % o 30 % de lo que se usaría de harina de trigo. Así mismo, la cantidad de líquidos debe aumentarse en una proporción equivalente al 5 % o 10 %. Esto garantizará que la mezcla quede con la consistencia perfecta y el resultado sea el deseado.

Así, si la receta indica que debes incorporar 500 gramos de harina y 200 ml de leche, puedes:

  1.       Usar 400 gramos o 350 gramos de harina de almendras y 210 ml o 220 ml de leche.

Por último, si deseas hacer una receta sin levadura, puedes usar la cantidad total de harina de almendras (como si fuese harina de trigo) que se indica, pero hay que doblar la cantidad de líquidos. También puedes optar por usar la mitad de la cantidad de harina de almendras y la cantidad indicada de ingredientes líquidos.

Por ejemplo, si la receta indica que debes usar 500 gramos de harina y 200 ml de leche, puedes:

  1.       Usar 500 gramos de harina de almendras y 400 ml de leche.
  2.       Usar 250 gramos de harina de almendras y 200 ml de leche.

Otros usos:

En la cocina, no solo se utiliza como sustituto de la harina de trigo en la elaboración de postres. También se utiliza como espesante cuando se hacen estofados o sopas, en lugar de usar maicena. Contrario a lo que muchos piensan, no altera en lo absoluto el sabor de las comidas y, mejor aún, el aporte nutritivo y saludable es incomparable.